Reseña “Sueños Colectivos” en el blog de Andrea Global – Blogs de la Revista Interviú

Publicado: 18 de abril de 2012 en Sueños Colectivos (2011)

Reseña sobre “Sueños Colectivos” escrita por Andrea Global, en el blog “Insomnios y otras pesadillas” perteneciente a los blogs de la Revista Interviú.

Sueños contra la crisis

Publicado el 18/04/2012 por Andrea Global

En casa de mis abuelos no se hablaba de política. Mis padres no me han referido más que algún oscuro episodio de la posguerra, generalmente de un solo bando, el perdedor. Y el marchamo del silencio ha quedado grabado a fuego en el subconsciente colectivo, era algo que daba miedo y ese velo empaña aún hoy conversaciones. En el instituto y en la carrera después, tampoco se estudiaba la historia más reciente. El resultado, que se sabe poco de etapas que nos caen muy próximas y que son el origen de muchas circunstancias que nos afectan en la actualidad.

Es por ese desconocimiento ­–que a veces me avergüenza– por lo que el documental Sueños colectivos de Marco Potyomkin y Manuel Gómez (https://potyomkinproducciones.wordpress.com) me resulta tan interesante y tan revelador. Además, porque habla de mi tierra, del Altoaragón. Un amigo-compañero de la revista me habló de él y cuando encontré el enlace en Internet no pude despegar mis ojos de esas imágenes que me traían ecos reconocibles (oír el acento y los giros con que se expresan los personajes ante la cámara ya me predispone y me hace más entendible lo que cuentan).

El documental es un gran trabajo con una tarea detrás de dos años de documentación que habla de la iniciativa de colectivización que tuvieron algunos pueblos de Huesca a partir de la julio de 1936 hasta 1938. Respondieron unidos a una situación difícil, de guerra. Los pueblos, muchos sin hombres, que estaban en el frente o detenidos o fusilados, llegaron a la conclusión de que debían reunirse para recoger las cosechas, colectivizar las tierras y repartir lo que sacaban entre familias que no tenían nada. Esta iniciativa, ideada y acatada por hombres y mujeres, muchos analfabetos, es una lección que quizá debería servirnos en épocas que siendo malas, no lo son tanto como aquella.

“La historia y la historiografía liberal ha intentado ocultar este episodio”, cuenta Manuel Gómez codirector de la cinta. Su compañero Marco Potyomkin añade: “He estudiado Historia, he hecho un doctorado y en siete años nadie me habló de esta iniciativa”. Este desconocimiento general y la idea de hacer un homenaje a esa gente es lo que impulsó el proyecto. “Era ahora o nunca, porque personas que vivieron aquello tienen ya 90 años. Durante mucho tiempo, en el franquismo y en la Transición, se ha negado la hazaña de pueblos que sin espacio en la vida pública y casi analfabetos, por primera vez en la Historia pudieron tocar la utopía”, añade Potyomkin.

Los testimonios de primera mano de ancianos que vivieron aquella experiencia hablan de la abolición del dinero, de amor libre, de anticoncepción. Son conceptos que si nos trasladamos a aquella época eran una auténtica revolución, ahogada por lo que vino después y por el silencio. Sueños colectivos es un homenaje a iniciativas valientes, imaginativas y coherentes. “Estas ideas arrojan luz y dan qué pensar en un momento como el actual de crisis. Es un ejemplo de que hay otras formas de vida y otras soluciones”, apunta Potyomkin.

Este fin de semana (20, 21 y 22 de abril) se estrena en Aineto, un pueblecito de la Guarguera (una de las zonas más despobladas de Aragón y de Europa), en la comarca del Alto Gállego, recuperado desde los años 70 por jóvenes que buscaron en la vida rural una alternativa. Junto a Aineto, Artosilla e Ibort (reunidos más tarde en la asociación Artiboraín) formaron parte de esa filosofía que pretendía volver a llenar los pueblos abandonados del Pre-Pirineo. Tantas poblaciones deshabitadas que hay en Huesca. Más de un centenar están listados y reunidos, con fotos, en la web www.despobladosenhuesca.com. Cuando llegaron a los pueblos abandonados no sé si fueron bien recibidos, intuyo que al menos los acogieron con desconfianza (la gente de la zona –yo, repito, soy de allí– tenemos ese punto al principio). Lo que se decía por entonces es que “unos jipis (lo escribo como manda la RAE por más que me cueste reconocer la palabra así) habían ocupado (sin k, que entonces no se estilaba tanto) los pueblos”. Lo de jipis en la época y en la zona no tenía connotaciones necesariamente positivas. Con el tiempo aquellos recelos se acallaron y esos “jóvenes melenudos”, como se referían a ellos, demostraron que su iniciativa daba vida a pueblos que de lo contrario se iban cayendo inexorablemente, piedra a piedra. O iban siendo desmantelados y allanados.

Esas iniciativas hoy siguen vivos. Algunos de los que llegaron en los años 70 siguen allí, otros no. Han llegado nuevas gentes y jóvenes, hijos de los de entonces y los de ahora. En ese escenario, Aineto, se estrenará Sueños Colectivos, un lugar, que salvando los años, comparte muchos de aquellos sueños, de aquella colectivización y de aquellas alternativas vitales que buscaban salidas cuando no eran fáciles. Un ejemplo a tener en cuenta cuando los modelos fallan y unirse en pos de soluciones imaginativas puede traer soluciones. ¡Y todo esto por un documental que habla de mi tierra!

Andrea Global

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s